Especialidades y Tratamientos / Microcirugía de Meniscos

  • Paciente: CASO0320
  • Fecha: Enero 2014
Ver caso

El menisco es un fibro-cartilago ubicado entre el fémur y la tibia. El fémur es convexo, mientras que la superficie del platillo tibial es plana, siendo el menisco quien realiza la congruencia biomecanica entre ambos. Es una estructura que sigue al fémur y a la tibia en los movimientos de flexoextensión y rotacionales de la rodilla, ayuda a la estabilidad de la rodilla y protege al cartílago articular de la tibia y el fémur repartiendo mejor la carga del peso del cuerpo.

Esta lesion aparece cuando se producen movimientos de giros, giros con carga, mal apoyo o al resbalar.

El dolor agudo al realizar determinadas posturas, limitación de la movilidad de la rodilla, derrame del líquido, falta de fuerza y chasquidos son algunos de los sintomas que aparecen con este tipo de lesiones.

El tipo de cirugía que se practica se denomina cirugía artroscópica por medio de la cual es posible realizar resección parcial del menisco dejando restos estables, fijos, congruentes y no degenerados que permitan realizar parcialmente la función del menisco.

Se introduce una óptica de aumento conectada a una camara de video que permite una visión detallada del interior de la rodilla para delimitar bien la caracteristicas de la lesión y aplicar

el instrumental preciso: pincería adecuada, condrotomo motorizado, electrocoagulación y vaporización meniscal por radiofrecuencia y grapas biodegradables.

De no tratarse quirurgicamente el menisco roto, Lo normal es que el cuadro de dolor no ceda, que se mantengan derrames articulares intermitentes. La rodilla no tiene una función articular correcta con un deterioro cartilaginoso progresivo. No es posible llevar la rodilla a movimientos extremos por lo que no se podría ejercitar deportes ni determinadas profesiones.

El periodo de recuperación tras la cirugía meniscal normalmente varía de 3-5 semanas para el menisco interno y de 5-7 semanas para el menisco externo. Después de la cirugía meniscal, el cartílago articular de la rodilla tiene que adaptarse a la nueva situación. soportar por si sólo las cargas y recuperarse de la irritación que supone la cirugía.

Existe un periodo más o menos prolongado de adaptación en el cual es posible manifestar molestias y/o derrames ocasionales. Esto se pone más de manifiesto en la cirugía del menisco externo y en los pacientes veteranos.

En la actualidad se puede mejorar el tiempo de adaptación con medicamentos condroprotectores, infiltraciones con Acido Hialuronico y con factores de crecimiento plaquetario.

Casos Relacionados